Días inusuales

img_9398

No todas las noches de fines de semana estamos encerrados en un bar. A veces se dan varias situaciones, como que nos pidamos la noche libre o simplemente nos la den, por rotaciones en la plantilla y demás. Yo me encuentro esta semana en la segunda.

Ayer, no salí. Despertarse fresco, bien dormido y con un buen sabor de boca, o al menos no uno que se pueda clasificar con el adjetivo “alguiensehacagadoenmiboca”, es muy agradable. Ya te digo que si. Y después de estar tooooodos los fines de semana, hasta las tantas, por ahí… Pues, qué quieres qué te diga? Apetece estar una noche en casa para variar.

Normalmente nos tiramos tanto tiempo sin salir de manera normal que llegamos incluso a sentirnos torpes estando fuera de la barra. Hay mucha gente, una increible cantidad de personas por metro cuadrado. Te cuesta moverte entre la gente. Además de que uno no está acostumbrado a recibir empujones, empellones, codazos y pisotones por doquier, sin recibir un solo “disculpa”, un “lo siento” o un simple “perdona”. Porque de noche, en los bares, cuando están a tope, puedes quemarle la cabeza al de al lado con un cigarro. Tranquilo, no hará falta que te disculpes. Tan solo hazte el tonto. La persona a la que acabas de cauterizar la sien, provocándole una cicatriz vitalicia, está en este mismo instante pensando que ha tenido simplemente algo de mala suerte. Esto mismo te ocurre a la salida de un cercanías Y TE COMES EL TREN.

Yo, incluso tengo problemas al pedir una copa en una barra cualquiera. Siempre tengo la impresión de que voy a molesta a el/la camare@, y encima, siempre acabo dejando propina… Eso duele en el bolsillo al final de la noche…

Cuando estás trabajando, a mitad de noche con trabajo a tope, no ves personas ante la barra. Solo ves cantidad de clientes. Esta puede ser: poca cantidad, algo de cantidad, mucha cantidad y “vellamandoaldelhielo” cantidad. Supongo que eso es lo que nos hace sentir extraños, cuando no trabajamos. El que seamos una pequeña parte de esa cantidad. El no ser parte del continente, sino del contenido.

Aunque no está mal eso de salir a tomar algo después de cenar, en vez de hacerlo a eso de las cinco de la mañana, en plan demacrado…

Hoy habrá que salir.

Anuncios

~ por elcamarero en 24 enero 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: